Contenido principal

Twitter icon
Facebook icon

Fundamentación

El progreso tecnológico de la sociedad (con pantallas presentes en casi todos los ámbitos, con distancias que se acortan y fronteras que se hacen difusas, con nuevos lenguajes que reclaman nuevas alfabetizaciones) exige la adquisición de destrezas que permitan el aprovechamiento de las posibilidades de estas nuevas herramientas.  Y es la escuela, como herramienta social, encargada de la formación, quien se encuentra frente a la tarea de cumplir con estas nuevas demandas y escenarios, mientras recibe también, alumnos con nuevos saberes previos.

Luis Alberto Quevedo afirma que: “mientras los niños del siglo XIX descubrían el mundo a través de los relatos orales y los libros, los niños que nacieron a fines del siglo XX se relacionan naturalmente con una realidad que está basada en la cultura electrónica. Este giro cultural no es “un elemento más” de nuestra época, sino que es para los niños el ecosistema donde nacen, aprenden y se desarrollan: la cultura de las pantallas, los teclados, joystiks, mouse y la digitación electrónica…”.

Coincidimos con Quevedo que los saberes previos de los alumnos son, casi siempre, en cuanto a lo digital, superiores a los de las docentes, pero es el docente quien debe encausarlos hacia un conocimiento basado, sobre todo, en el desarrollo del juicio crítico.

Porque una cosa es la utilización de las tecnologías/máquinas y otra bien distinta es el uso inteligente y culto de la información y la comunicación a través de los dispositivos tecnológicos.

En este punto radicarán, en un futuro muy próximo, las diferencias y desigualdades sociales ante la tecnología: no el acceso y la disponibilidad a ellas, sino la calidad de su uso. Aquellos grupos sociales con alto nivel formativo las emplearán con fines vinculados con la inteligencia y el conocimiento colectivo. El acceso a la tecnología por parte de los individuos y grupos sociales sin formación adecuada llevará a usos mecánicos y carentes de relevancia cultural, lo que provocará que se vuelvan más vulnerables a la dependencia tecnológica. Sin conocimiento adecuado, el sujeto no desarrollará una apropiación significativa y valiosa de las herramientas digitales estando, en consecuencia, supeditado a ser manipulado por intereses ajenos a sus necesidades. El individuo que maneje distintas herramientas digitales, pero sin la suficiente capacidad crítica tenderá a realizar un uso consumista y seguramente sea un sujeto alienado y dependiente de la tecnología.

Al problema de la alfabetización en general, y de modo particular, la alfabetización digital, lo analizamos como un problema socio-cultural vinculado con la formación de la ciudadanía en el contexto de la llamada sociedad informacional, y se plantea como uno de los retos más relevantes de nuestra política educativa destinada a la igualdad de oportunidades en el acceso a la cultura. La educación, sea en escenarios formales como la escuela, o no formales, como centros culturales, además de ofrecer un acceso igualitario a las tecnologías, debe formar (o alfabetizar) a los ciudadanos para que sean sujetos más cultos, responsables y críticos, ya que el conocimiento es una condición necesaria para el ejercicio consciente de la libertad individual y para el desarrollo pleno de la democracia. Equidad en el acceso y capacitación para el conocimiento crítico, son las dos caras de la alfabetización en el uso de las tecnologías digitales.

La alfabetización, desde esta perspectiva, representa la adquisición de las competencias intelectuales necesarias para interactuar tanto con la cultura existente, como para recrearla de un modo crítico y emancipador y, en consecuencia, como un derecho y una necesidad de los ciudadanos de la sociedad informacional. Por todo ello, la escuela ofrecerá la igualdad de oportunidades en el acceso a los recursos tecnológicos, y, sobre todo, en la capacitación para el uso inteligente de la información y del saber. La multialfabetización de toda la ciudadanía es una condición necesaria para un desarrollo social armonioso y democrático de la sociedad del siglo XXI.

Multialfabetización: focalizar la atención en la adquisición y dominio de destrezas centradas en el uso personal, social y cultural de múltiples herramientas y lenguajes de representación como práctica social, y no sólo en las habilidades instrumentales de utilización de las distintas tecnologías.

Esta nueva sociedad impactada por el desarrollo de la tecnología informacional tiene como signo dominante a la virtualidad.

El acceso a librerías virtuales a través de computadoras o la compra de libros en espacios inexistentes nos pueden brindar una actualización en el campo científico tal como si estuviéramos radicados en el mejor centro bibliográfico del mundo. Conocer, hoy significa acceso más que posesión y, por lo tanto, aprender a acceder a la tecnología se constituye en el desafío del mundo contemporáneo.

Desafío en el cual no podemos estar ausentes si queremos que nuestros alumnos se inserten en forma exitosa en la sociedad actual.

La nueva sociedad de hoy, la sociedad de la información y conocimiento, requiere de nuevos enfoques formativos que nos permitan “aprender a aprender” para seguir formándonos toda la vida. El aprendizaje de las nuevas tecnologías en una fase temprana del desarrollo educativo juega, por tanto, un papel fundamental. Contenidos más dinámicos, mayor flexibilidad de adaptación, interactividad o facilidad en la actualización de contenidos son, por otro lado, algunas de las ventajas que ofrece la introducción de las TICs en las aulas.

El incremento de la información es tan vertiginoso que cada vez resulta más difícil escribir un libro y publicarlo sin que haya perdido actualidad. Los hombres y mujeres de hoy tropiezan con una necesidad de actualizar continuamente sus conocimientos. Como consecuencia se da una progresiva disminución de la importancia al conocer como acumulación de conocimientos. Conocer es algo más que ser capaz de reproducir nombres, hechos y conceptos. Pues día a día crece la distancia entre lo que podemos recordar y el volumen de la información. Frente a esta realidad, que no suprime la necesidad de poseer una base de conocimientos sólida, es importante que los alumnos desarrollen destrezas en el acceso de la información y para esto es fundamental que la escuela se renueve ofreciéndoles, no solo herramientas, sino modos sistemáticamente organizados de acceder, organizar, clasificar, jerarquizar, esos conocimientos.

De lo que se trata, no es tanto de transmitir una información determinada, sino de enseñar a aprender a lo largo de toda la vida. Y para ello, el punto de partida está sin duda en la incorporación de las TICs a la enseñanza, incorporación que pasa, en primer lugar, por la dotación a los centros educativos de los equipamientos e infraestructuras necesarias.

El acceso igualitario a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación presupone la democratización del conocimiento que al llegar a todos los sectores de la sociedad le brindarán la posibilidad de elegir diferentes soluciones a problemáticas diferentes. Se trata de igualar para valorar la diversidad.

En cuanto al ámbito pedagógico, si se seleccionan problemas reales, y no de juguete donde la respuesta correcta ya está predeterminada, problemas auténticos, cuya respuesta no es unívoca ni fácilmente predecible, verdaderos desafíos cognitivos, la nueva tecnología representas poderosas herramientas de resolución de las comprensiones y pueden tender mejores puentes entre el conocimiento disponible y las actuaciones necesarias para su utilización.

Aunque las investigaciones sobre este tema todavía se encuentran en una fase temprana, se han podido constatar algunas ventajas educativas derivadas de la introducción de las nuevas tecnologías en las aulas, tales como aumento de interés por la materia estudiada, mejora en la capacidad para resolver problemas, mayor confianza del alumno, incremento de la creatividad y la imaginación. Se ha comprobado la especial utilidad de las TICs para los estudiantes con motivación escasa y bajas habilidades, debido a que la flexibilidad de las mismas permite adaptarse al ritmo y capacidad del alumno. Por eso estamos convencidos de que este programa será un instrumento innovador para luchar contra le deserción que tanto nos preocupa.

Otro de los impactos del uso de estas herramientas está en los contenidos curriculares, ya que permiten presentar la información de una manera muy distinta a como lo hacían los tradicionales libros y vídeos. Para empezar, se trata de contenidos más dinámicos con una característica distintiva fundamental: la interactividad. Ello fomenta una actitud activa del alumno frente al carácter de exposición o pasivo, lo que hace posible una mayor implicación del estudiante en su formación. Los nuevos contenidos permiten la creación de simulaciones, realidades virtuales, hacen posible la adaptación del material a las características nacionales o locales y se modifican y actualizan con mayor facilidad. Los maestros, además, tienen la posibilidad de generar contenidos educativos en línea con los intereses o las particularidades de cada alumno, pudiendo adaptarse a grupos reducidos o incluso a un estudiante individual.

Emplear las tecnologías permite también generar procesos de aprendizaje colaborativo entre los alumnos de la clase y entre clases geográficamente distantes. Los proyectos colaborativos son aquellos en los que un grupo de alumnos trabajan juntos con el fin de alcanzar objetivos propuestos en forma común. Ellos son una buena alternativa para introducir el uso de las computadoras en el aula, trabajando, por ejemplo, con las wikis, que se pueden considerar una herramienta colaborativa en la medida que:

  • Favorecen la investigación y producción de materiales entre los alumnos a partir de cualquier tema de interés
  • Permite una comunicación fluida entre alumnos y profesores en la medida que el profesor cree un espacio en donde poner a disposición de los alumnos recursos y tareas.
  • Propician la creación de comunidades de profesionales y redes sociales que alimentan la formación entre pares y el intercambio de experiencias.

En esta tarea de aprendizaje telecolaborativo los alumnos también pueden participar de proyectos elaborados por redes como TELEAR, propuesto para alumnos de escuelas geográficamente distantes y la diversidad de ámbitos donde se manejan cada uno, genera una gran riqueza en los resultados de los mismos.

Además, la netbook, entregada a cada alumno/a, será llevada por él a su casa donde la familia puede compartir sus aprendizajes, realizar sus propias actividades, generando así un compromiso del niño o niña como responsable de su herramienta a la vez que resulta una experiencia solidaria.  Los demás miembros de las familias pueden acceder a clases en los centros culturales de cada localidad del partido.

Se trata de que en este proceso de multialfabetización todos estén incluidos, aprovechando siempre todas las oportunidades que el medio nos brinda y generando constantemente nuevas, para que la ciudadanía se mantenga siempre en contacto con las innovaciones en forma crítica y se transforme así en el motor de desarrollo de nuestro partido.

El proyecto es una enorme herramienta que ideó el municipio para trabajar en pos de la igualdad de sus habitantes, es una apuesta al real cumplimiento de los derechos de todos al acceso a una educación de calidad y se enmarca dentro de una gestión donde educación e igualdad son valores preponderantes

Con la implementación de WI-FI, los alumnos no tienen inconvenientes para acceder a Internet en la escuela y por lo tanto se espera su concurrencia a la misma, en salones, patios de recreo u otras dependencias, fuera de su horario escolar para, por ej, hacer la tarea, investigar algo que le interese o simplemente escuchar música. Creemos que es un modo de lograr que los alumnos quieran permanecer en la escuela y se integren a otras actividades extra-clases.

El presente proyecto no es cerrado, o sea, con una situación inicial, un proceso y un producto final, por el contrario, se plantea como un proceso continuo que irá actualizándose, con el compromiso del permanente estudio, por parte del municipio, de las innovaciones necesarias para lograr que las escuelas de nuestro partido, acompañen a los cambios tecnológicos, culturales y sociales.

Cada año se irán incorporando nuevas netbooks para los alumnos ingresantes al sistema, ya que los que egresan del nivel primario, se llevan sus netbooks al siguiente nivel (si en este no contaran con otra).